El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Milongas /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Pepa Oro

Estilo del flamenco trasplantado por los numerosos repatriados, colonos, artistas –toreros- y soldados, que regresaron de las colonias a España a finales del siglo XIX, evocando en sus cantos las tierras americanas.

La milonga argentina es un estilo eminentemente cantable y proviene de la llamada ‘payada de contrapunto’, y tiene profundas conexiones en el plano rítmico-métrico y en el armónico con la habanera y el tango antillano.

El proceso evolutivo que sigue la milonga argentina hasta su definitivo aflamencamiento probablemente comienze con el yarabí, y otros géneros llamados tristes o estilos, para a continuación aparecer la cifra y por fin la milonga. En 1860 el triste se convierte en Milonga alcanzando esta su eclosión o moda payadoresca entre 1880 y 1910 (génesis del tango orillero). Escuchemos a Carlos Gardel en una milonga clásica del repertorio


Milonga de Pepa Oro

La primera milonga con verdadero carácter flamenco, y compás de tango-tiento, es la que popularizó Pepa Oro, hija del torero gaditano Paco de Oro que llega a España a finales del siglo XIX. Estilo que procede de la milonga coreográfica, para ser cantada mientras se baila.

Este cante tiene dos parte bien definidas, la primera, la verdadera Milonga con su retahíla de versos sobre un breve motivo melódico, y la rumbita final. No preguntamos si no sería Chacón, de nuevo, quien modelara la milonga flamenca tomando la primera como tal milonga y le añadiera la rumbita que popularizó Pepa Oro. En 1912 Chacón hizo su viaje a Buenos Aires y Montevideo y al año siguiente la graba.

Ha llegado hasta nosotros en las interpretaciones de Antonio Chacón, Manuel Vallejo, Pepe Marchena, El Sevillano o Pepe de la Matrona.

La versión de Chacón (1913)

De esa milonga de Pepa Oro hizo Vallejo una recreación sublime

Una de las más conocidas es la que grabó Pepe de la Matrona para la Magna Antología de Hispavox dirigida por Blas Vega

Este cante también lo recreó Carmen Linares con la guitarra de Gerardo Núñez sobre versos de Jorge Luis Borges en una versión bellísima

Milonga de Juan Simón

Otro tipo posterior y muy popular de milonga, más dramática, parte de la interpretada por Manuel Escacena como milonga de Juan Simón. Esta segunda variante tiene carácter más triste y en opinión de algunos autores llegó al mundo del flamenco en 1909 de la mano de los toreros mejicanos que regresaron a España con Rodolfo Gaona, reflejando con desolación el estado de derrota, respondiendo al clamor de una época, el canto funerario de un imperio que después de cuatro siglos tocaba a su fin. Aquí escuchamos la antológica versión de esta milonga que grabó Angelillo

La personalidad creadora de Antonio Chacón y Pepe Marchena ayudaron en el desarrollo que fijó el modelo, de tiempo aún más pausado, a veces ad libitum, y en tonalidad menor. Podemos considerar entonces creadores de milongas flamencas a Pepa Oro (tipo 1), a Escacena (tipo 2), a Chacón (tipos 1 y 2) y Marchena (tipos 1, 2 y otros basados en el segundo tipo).

El maestro de maestros, Pepe Marchena


Tal y como hizo Pepe Marchena con las guajiras (ver) lo realizó con la milonga, otorgándole el carácter de seguidillas

Una versión instrumental deliciosa es la que realizaron el saxofonista Fernando Vilches con la guitarra de Ramón Montoya en 1932

El cante por milonga es eminentemente silábico, aun haciendo uso algunas versiones de largos melismas, y existen algunas grabaciones de milongas que presentan combinaciones como la de introducir un fandango o bulerías adaptando a estos géneros el carácter musical de la milonga. Existen algunas grabaciones de milongas que presentan, algunas de ellas combinaciones como la de introducir un fandango o milonga con bulerías adaptando de estos géneros, su aire, metro y ritmo al carácter de la milonga.

El compás

Al igual que la vidalita la milonga se basa en la métrica de los tangos-tientos, prescindiendo en muchas versiones del compás para realizarse libre

La tonalidad

El modelo de Pepa Oro comienza sobre el modo flamenco para finalmente modular al mayor en la rumbita, imprimiendo al estilo el sentido bailable primigenio.

El segundo tipo, que llamamos de Juan Simón, es de tiempo más pausado y en tonalidad menor, más al estilo de la vidalita, aunque es propio de la melodía de milonga flamenca la ambiguedad tonal entre el mayor y el menor en momentos determinados del cante, que siempre acaba resolviendo en menor, igualmente ocurre entre el menor y el modo flamenco.

El esquema armónico se basa en la alternancia de tónica y dominante con variaciones personales de cada cantaor. En muchas ocasiones se suele confundir la milonga con la vidalita, ya que en algunas coplas de milonga se nombra la vidalita y se debe también al similar carácter rítmico y melódico de los dos estilos.

Se adoptó desde el principio el toque por granaína para secundar el estilo, así como la realización de la apoyatura de la novena menor a la octava, que realiza la guitarra en la cuarta cuerda (por arriba) como un elemento paradigmático de milongas y vidalitas flamencas que además recuerda el acompañamiento de la milonga argentina.

Las letras

La décima sobre la que se entona la milonga de Pepa Oro, se remata con un estribillo que cambia, en ocasiones. El modelo de Juan Simón se adapta a la cuarteta octosílaba.

Los principales intérpretes

Como principales intérpretes de milongas flamencas destacamos, además de los ya citados, a Antonio el Sevillano, Angelillo, Niño de la Huerta, Pastora Pavón, Paco Flores, Niño de la Huerta, José Cepero, Niña de la Puebla, Pepe Albaicín, Juan Valderrama, Enrique Morente y Carmen Linares.

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011