El Afinador de Noticias
Lecturas veraniegas: Las Playeras, México D.F. 1886

Los palos de la A a la Z


Rondeñas /

Estilo del flamenco perteneciente a grupo de los fandangos malagueños. El nombre se debe en opinión de la mayoría de estudiosos a su lugar de origen, la ciudad de Ronda, localidad fronteriza entre las provincias de Málaga y Cádiz -al menos la llamada rondeña-malagueña. De hecho la rondeña clásica –’Navegando me perdí’- es muy semejante en lo melódico al polo rondeño. Es la llamada rondeña malagueña que traemos interpretada por Luis de Córdoba


Aunque también podríamos decir que, por su etimología, proviene de antiguos cánticos de ronda o rondar. Esto no quita para que existan otras rondeñas en el cancionero popular andaluz que pudieran ser, antes de aflamencarse, cánticos para rondar.

La otra, la rondeña propiamente dicha, es la que grabó Rafael Romero, primero con aire de fandangos de Huelva y más tarde la volvería a grabar con el abandolao característico.

Sin embargo en la discografía flamenca aparece como rondeña un cante grabado por el Mochuelo como Rondeña del Negro para rematar la javera. Parece un estilo más emparentado con el primero que con el anterior de Rafael Romero

Por otra parte existe un modelo de rondeña para guitarra de concierto. Desde muy antiguo fue habitual realizar instrumentales de guitarra con variaciones sobre aires de rondeña: Partiendo de la creación que hizo el guitarrista Julián Arcas, la que se convertirá en clásico del estilo, ya en el siglo XX, fue la de Ramón Montoya tomada a su vez del pionero Miguel Borrull padre. Cuando la rondeña se interpreta para guitarra de concierto, suele emplearse más sobre la parte modal que sobre la tonal, reservada siempre al cantable. Una modalidad interpretada con una particular escordatura (particular afinación de la guitarra): la sexta cuerda se baja del Mi al Re y tercera del Sol a Fa# (ampliando la sonoridad del Re mayor, a la sazón dominante del tono de rondeña: Do sostenido modal). Es lo que se llama tono de rondeña, aunque la versión cantable se suele acompañar en tono de malagueña (por arriba)

EL COMPÁS

Se acompañan sobre el aire abandolao propio de los fandangos de las provincias orientales de Andalucía, la versión de guitarra se hace libre, a modo de taranta

LA TONALIDAD

Como el resto de fandangos la rondeña alterna la tonalidad mayor del cantable con la modal de los interludios de guitarra.

Para realizar el toque de rondeña de concierto (no confundir con la rondeña cantable) se estableció una tonalidad alternativa al toque por medio. Si la granaína es al dos por medio (sin cejilla) la rondeña es al cuatro por medio, Do sostenido modal. La cadencia flamenca se hace entonces sobre el Fa sostenido menor, Mi Mayor, Re Mayor y Do sostenido Mayor. En este caso se realiza una escordatura en la guitarra: bajando la sexta al re y la tercera al fa sostenido, para obtener la sonoridad en el acorde de Re mayor, el segundo grado, la dominante.

LAS LETRAS

La estrofa de la rondeña es un fandango, una quintilla: cinco versos octosílabos, con dos rimas, asonantes o consonantes, y sus temas suelen ser camperos, descriptivos, amorosos o vivenciales.

LOS PRINCIPALES INTÉRPRETES

Entre los intérpretes que han cultivado la rondeña destacamos a Fosforito, Jacinto Almadén, Rafael Romero, Enrique Morente o José Menese.

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011