El Afinador de Noticias
Salón de Silverio en Huelva, verano de 1885

Los palos de la A a la Z


Sevillanas /

Paco Peña y su grupo

Principal estilo del folclore bailable de Sevilla, descendiente directo de la seguidilla que se practicó en la capital andaluza desde el siglo XVIII, incrita dentro de los bailes de la escuela española de palillos, la escuela bolera. En el poema del Conde de Noroña titulado ‘La Quincaida’, de 1779, aparecen las sevillanas como un estilo independiente de seguidillas. Escuchamos unas seguidillas de principios del XIX, interpretadas por el grupo Aixivil. Seguidillas de tema político, como en algunas cantiñas, en este caso dedicadas a Pepe Botella

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

La seguidilla, junto a la jota y el fandango, configuran los principales géneros sobre los que se crearon buena parte de las bases rítmicas y armónicas del flamenco.  Barbieri compuso estas seguidillas caleseras para de El Barberillo de Lavapiés

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Es estilo eminentemente bailable y aparece documentado en todos los bailes celebrados en Sevilla y otras muchas capitales españolas desde el siglo XIX hasta hoy. En 1847 se anuncia en el diario ‘El Comercio’ de Cádiz que se bailarán ‘Sevillanas jaleadas’. Probablemente configuran modelos como el de las corraleras. Escuchemos una muestra de sevillanas corraleras interpretadas por la Niña de la Puebla

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

El modelo flamenco surgirá entonces con la práctica que del estilo hacen los artistas en teatros y cafés. Hacia 1990 las sevillanas cobran nueva popularidad, resurgiendo la práctica del baile y adaptando la música a las nuevas corrientes. En lo musical se aprecia el proceso de aflamencamiento que vivieron las seguidillas manchegas hasta definirse como seguidillas sevillanas en su contacto con géneros flamencos como la soleá, los fandangos, etc.

La melodía suele ser silábica, prescindiendo en general del canto melismático, y las cuatro seguidillas (generalmente con idéntica música) se componen de:

- Introducción de 3 o más compases que sirve de preparación al baile

- Salida (primer verso, 3 compases),

- Vuelta (ritornelo instrumental de 3 compases)

- Letra, que consta de tres grupos de compases, los dos primeros de 12 + vuelta y el último de 10 compases, concluyendo así la primera sevillana, hasta completar los 40 compases de que consta cada una.

Se suelen anunciar a viva voz ‘segunda’, ‘tercera’ y ‘cuarta’, para avisar al baile la coreografía correspondiente. La sevillanas se suelen acompañar con guitarra y palmas, y castañuelas, supliendo al pandero y las sonajas que parece ser fueron en su momento propios de las primitivas seguidillas sevillanas.

Es baile de pareja y la coreografía popular se corresponde con pasos propios de la escuela bolera y la antigua escuela española de palillos, entre los que destacan el paseo, la pasada, el zapateo, el careo, las vueltas, o el braceo.

Existen numerosos tipos de sevillanas diferenciándose la mayoría por la melodía sobre la que se cantan y el modo de acompañarlas, mientras mantienen todas la estructura de cuatro letras de seguidillas separadas entre sí por la posición del baile bolero bien parao. Entre las variantes más cultivadas destacan las boleras (tradición de la escuela bolera), de las cruces de mayo, corraleras (patios vecinales), bíblicas (modalidad de sevillanas oriunda de Alosno (Huelva) con letras referentes al Antiguo Testamento, lo que nos induce a pensar en un origen judío de las mismas), de feria, rocieras (dedicadas a la Blanca Paloma, con gaita –flauta- y tamboril).

Se suele considerar sevillana clásica en el repertorio flamenco las grabadas por la Niña de los Peines a principios del siglo XX. Traemos aquí las que grabó en 1913 con la guitarra de Luis Molina. Una de las letras (Pintor de loza) la podemos escuchar como remate de la Rosa (ver cantiñas)

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

EL COMPÁS

Se realizan en compás ternario (3/4) como es propio de todas las seguidillas

LA TONALIDAD

Puede adoptar las tres tonalidades que se usan en el flamenco, el mayor, menor y el flamenco, este último más recientemente.

LAS LETRAS

Adopta numerosos tipos de letra aunque como tal seguidilla que es, la letra de sevillana consta de cuatro versos (heptasílabos primero y tercero y pentasílabos segundo y cuarto) al que se le añade un estribillo de tres versos (bordón), resultando una letra de siete versos.

LOS PRINCIPALES INTÉRPRETES

Como intérpretes destacados de sevillanas se encuentran La Niña de los Peines, Bernardo el de los Lobitos, Manuel Vallejo, La Paquera, María Vargas, Manuel Gerena. Marismeños, Romeros de la Puebla, Losa Rocieros, Los Bayuncos, Amigos de Gines, Brisas de huelva, Los de la Trocha, Los del Río, Los Alegría, los Choqueros, los Doñana y El Pali, Sal Marina, Los Marismeños.

En la película de Carlos Saura ‘Sevillanas’ el realizador aragonés reunió una gran variedad de estilos. El más antiguo son las sevillanas llamadas boleras ya que son las que se interpretaban antes de la eclosión de los estilos flamencos, mostrando un  modelo anterior

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011