El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Tarantos /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Manuel Torre

Afirma Pepe el de la Matrona: ‘Éstos llamados tarantos eran mineros cuando empezó el auge de las minas, que eran de la provincia de Granada y Almería, de la Alpujarra. Los tarantos empezaron a salir de las Alpujarras cuando se empezaron a descubrir las minas; ellos iban allí, a las minas, a buscar trabajo y les decían tarantos. Al salir después las minas de La Unión, se fueron introduciendo en Cartagena. Y luego se pasaron a Linares, a la provincia de Jaén, que también se empezaron a descubrir allí minas. Y llevaban ellos sus canciones, que eran fandangos’.

Lo que queda fuera de duda es que, empezando por Jaén, el nombre de tarantos se aplicaba en las tierras mineras de la Andalucía Oriental y Levante, desde el siglo XIX, a las cuadrillas fuertemente cohesionadas de alpujareños; que taranto acabará siendo un gentilicio que se aplica a los naturales de la provincia de Almería.

Está considerado como una variante de la taranta, pero acompasada, una suerte de tientos mineros. Es cante sobrio y de temática ajena a la mina frente a la taranta. Se canta en fragmentos de cuatro compases cada uno, con mayor o menor libertad para el cantaor, manteniéndolo hasta la cadencia donde vuelve a retomar. La melodía más habitual del taranto, que no deja de ser un fandango, nos recuerda mucho a la del fandango de Lucena y no descartamos que pueda tener, por tanto, una procedencia cordobesa. El cantaor y profesor David Pino (sept. 2015) está indagando en las relaciones del repertorio lucentino con los cantes de Levante, pronto tendremos noticias sobre el asunto.

Destacan en el repertorio jondo los que antaño impuso Manuel Torre, rotulados en el disco como rondeña, con la letra, hoy clásica, ‘Ay, mi muchacho’.


Fosforito con Paco de Lucía

En 1953 Flores el Gaditano, formando el trío Los Gaditanos (Flores, Chiquetete y Manuel Molina a la guitarra) rotularon como taranto el número ‘Barrenero barrenero’, cuatro años antes de que lo hiciera Fosforito. Escuchar en este enlace:

Taranto Flores el Gaditanos con Los Gaditanos

Fosforito los grabó en Philips en 1957, y hasta hace poco creíamos que era el primero hasta que Alberto Rodríguez Peñafuerte nos puso en la pista del anterior. Como baile, sin embargo, ya Carmen Amaya lo anunciaba desde tres lustros antes. He aquí el taranto de fosforito

Para distinguir entre tarantas y taranto bastaría en un principio con acudir a la rítmica. Si la guitarra va marcando un ritmo, estaríamos ante un taranto; en caso contrario, si va libre y se limita a dar contestaciones al cante, una taranta.

En general, se habla, vulgarmente, de tarantas cuando el cantaor interpreta un estilo muy florido y dulce, mientras que en los tarantos prima la expresión. Además, el ayeo que precede a la letra, en el taranto se hace con abierto poderío, frente a la sutileza habitual de la taranta. Aquí se lo escuchamos a Antonio Mairena.

Y este otro a Fernando Terremoto acompañado en el tono de taranto sin salirse del modo flamenco, evitando la guitarra el cambio al modo mayor, lo que le infunde un marcado carácter flamenco.


Imagen de previsualización de YouTube

El taranto es hoy por hoy uno de los bailes más apreciados que, en lógico sentido rítmico, acostumbra a concluirse por tangos.

Selección YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011