El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Playeras /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nombre que se dio en parte del siglo XIX a las seguiriyas gitanas, y que pudo tener su origen en el término “plañideras” –de plañir, aunque algunos estudiosos apunta a playero y playera definidos como aquellos que traen de la playa el pescado.

En un tiempo se pensó que si las plañideras se refierían a los cantos de velorio que realizaban las gitanas contratadas para tal menester, las playeras se podrían referir entonces a un tipo de cante propio de las zonas costeras que vinieran a enriquecer el corpus melódico de lo que después se vinieron a denominar seguiriyas.

Sin embargo la acepción de playera como derivado de plañidera es la más extendida. No obstante, diversos autores han venido poniendo en cuarentena la relación directa entre playeras y seguiriyas, sugiriendo que en realidad el término playera se utilizó como genérico de cante jondo.

Entre demás personalidades así lo creía Pepe el de la Matrona, cuando afirmaba que en los finales del siglo XIX se estilaba la fórmula “échate una playera” para solicitarle a alguien que cantase flamenco; no, de forma específica, por seguiriyas.

Tal vez lo que empezó siendo el nombre de un cante, por sinécdoque acabó utilizándose para definir al género: el todo por la parte. Pero en realidad el conjunto del cante jondo es un cante llorado, plañido.

El género atrajo a creadores de formación académica, pues conocemos playeras compuestas por Enrique Granados –versionada por Mantovani-, Pablo Sarasate, Rupero Chapí, Oscar Esplá o Graciano Tarragó.

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011