El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Gallegada /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Aunque la flamencología considera que lo gallego en el flamenco ya está representado por la farruca, y no hay rastro de Galicia en su música, solo en la famosa letra y en la falseta que hizo Sabicas, lo cierto es que tanto en este repertorio, como en la vida musical andaluza (sobre todo gaditana) del siglo XIX la gallegada era un número bailable obligado en la programación de todas las compañías, aparece un género que será nombrado incluso muñeira y que no es otra cosa que la gallegada. Viene en sus dos acepciones de gaita como género musical y la gaita como instrumento. En el capítul o instrumentos encontraremos la segunda, aquí van las referencias a gaita como género musical.

Los gallegos, como los gitanos o los negros, son personajes del teatro español y que sobreviven como un arquetipo de trabajadores y brutos. Brutos no sé, currantes, ya ven. El idioma que se pone en boca de los gallegos en las tonadillas es una mezcla de gallego con castellano, asturiano y otros dialectos. La tendencia general es acabar las palabras con la vocal U y utilizar las Ñ y los diminutivos.

La presencia de la tonadilla de la muñeira, entonces generalmente llamada gaita, es notable:

Anónimo: El almacén de criadas, Entremés (Sainete tachado), 1777

Gaita: ‘ay que me vó de la villa de urigen, pur nu casar la filla deu ciegu, ay que me morru per ver en la siega, bailar mia filla la gaita gallega’ [1]

Antonio Rosales: Todo y nada, Sainete en tonadilla, 1789. Gaita: ‘Ay tiruleira tiruleiru que a galleguiña tenemus saleiru…’

De Leire a trantreiru, y de ahí al treiro de la farruca, así se hace gallego un género musical, a través de una I. Lo que era trero, será treiro..

Anónimo: La compositora, Tonadilla general, sin fecha. Allegretto 6×8: ‘… ay que me morru pur ver a mi prenda cun lla gaitilla, bailara muñeira

Los diferentes tipos regionales estaban bien reconocidos por sus bailes tal y como aparece en un himno sin fecha de finales del siglo XVIII: Anónimo: Las delicias de la Iberia, Himno, sin fecha:‘Manolas: Seguidillas / Manolos: Fandango / Gallegos: Gallegada / Majos: Tripili / Valencianos: Jota / Andanluces: Cachucha’

También en los teatros andaluces durante todo el siglo XIX será muy común la presencia de la gallegada que, junto a la jota aragonesa, convive con los bailes netamente andaluces. En el caso de la gallegada suponemos que, además de su baile espectacular, se pondrían sobre las tablas para contentar a la comunidad gallega de las capitales andaluces, especialmente de Cádiz. Aquí algunos ejemplos

1822 16/2 – … En el segundo acto abrá un baile de máscaras, en el que se bailará un cuarteto de cuácaros; la gallegada, el minuet de París; el zapateado y los panaderos, y concluirá con un bailable.

1834 22/8 – Corraleras de Triana a cuatro / Mucheira o nueva gallegada.

1844 22/3 – Se bailará a diez La gallegadas (cinco parejas)

1844 4-12 – Teatro del Balón: Mañana se ejecutará a beneficio de la segunda bolera doña Mariana Martínez la comedia del señor Asquerino Españoles sobre todo.- Boleras jaleadas compuestas por el tema del Charrán de Málaga.- EL SERENÍ,canción andaluza, cantada por la señora Suárez. La Gallegada, bailada por cuatro parejas.- Dando fin con la pieza en un acto. A las cinco.

Y así durante todo el siglo. Los gallegos en Andalucía y el flamenco, tema pendiente de estudio que sin duda podrá dar buenos resultados.

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011