El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Cachucha /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uno de los bailes principales de la escuela bolera y la música con la que se acompaña. Suele escribirse en compás de 3×8 y su forma musical consiste en introducción, copla y el estribillo que la define: ‘la cachucha de mi padre, es más grande que la mía’, haciendo referencia a una suerte de gorro que con el nombre de cachucha se conocía en el sur de España.

Así mismo Narciso Paz la consideró de origen americano incluyéndola en su cancionero con la letra

Tengo yo un cachucha,
en que navego de noche,
y en tocándola los remos,
parece que voy en coche,
vámonos china del alma,
vámonos a Portugal,
que para pasar trabajos,
lo mismo da aquí que allá

Además en caló se traduce como oro, en referencia a lo bello y gracioso. La cachucha es contemporánea del zorongo y el cachirulo, bailes boleros también muy extendidos.

En el himno anónimo de finales del siglo XVIII titulado ‘Las delicias de la Iberia’, los diferentes personajes interpretan un baile según su procedencia, así los manolos madrileños hacen un fandango, los gallegos la gallegada, los majos el tripili, los valencianos la jota, y los andaluces la cachucha.

Ya en el XIX se integra en la música bolera apareciendo como ‘boleras de la cachucha’, e incluso ‘boleras intermediadas de la cachucha’. Fue junto al jaleo de Jerez uno de los baile andaluces más apreciados en Europa, y en su interpetación destacó la bailarina austriaca Fanny Elssler que la interpretó como parte de ‘Le Diable boiteux’ en Londres en 1827, llegando a integrarse totalmente en los ballets románticos como un imprescindible elemento exótico.

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy sobrevive como parte del ritual que se celebra en la zambra de Sacromonte, conocida como el perdón de la novia. Por lo general bailado por dos mujeres. Uno de sus pasos específicos obliga a arrodillarse, representando el momento en que el novio solicita el perdón a los padres de la novia por el rapto de que ha sido objeto ella, según la costumbre gitana.

Bailan todas las parejas formando rueda a los novios. Está por descubrir a qué se debe que la zambra gitana haya adoptado este dieciochesco, mundialmente famoso, baile gaditano de claro eco trasatlántico, que, como las alegrías, se remonta al tiempo de la invasión francesa, y cuyas coplas en nada aluden a los asuntos del ritual zámbrico. Sin embargo se tratan de estilos distintos. Aquí la versión granadina de este género por la zambra de María la Canastera


Imagen de previsualización de YouTube

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011