El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Trovo /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Práctica de improvisar en verso presente en diferentes culturas. En Andalucía destaca el trovo alpujarreño, exportado por los mineros de esa zona granaína-almeriense hacia la región de Murcia. En Cuba se llaman controversias y en el Pais Vasco a los que lo practican se conocen como versolaris. Tiene mucho de combate lírico y el más diestro trovero es el más ingenioso y quien mejor uso hace del lenguaje para expresarse.

El trovo, o la copla repentizada en sí, se interpreta sobre la estructura del fandango, aunque también se canta sobre una décima, según el modelo cubano, en tal caso sobre estructura musical de guajiras. En estos casos suele tener unos modelos melódicos que se repiten, con las cadencias adecuadas a la métrica de la letra.


Muchas coplas creadas por troveros se han incorporado y forman parte consustancial del cante minero. Entendemos que la costumbre del trovo fue llevada a las tierras mineras de Almería, Murcia y Cartagena, por los mineros alpujarreños. De Ginés Jorquera es la copla:

Me la tiene sentenciá
el capataz del Tío Lobo,
porque la otra madrugá
cambié el turno en la lavá
por ir a la velá del trovo

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011