El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Granaínas /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La granaína es un fandango de Granada (del Albaicín, de la Peza, de Rondar, de Güejar-Sierra, de Almuñecar) que al hacerse flamenco se le despojó de todo ritmo. Estébanez Calderón cita la granaína, definiéndolcomo cante liviano, junto a la rondeña. Fue Antonio Chacón que otorgó carta de naturaleza flamenco a estos cantes.

Por un extendido error se ha acabado denominando media granaína a la granaína y al estilo liviano granaína; un disparate que se mantiene. Ambos cantes tienen su característica melodía diferenciadora –prácticamente invariables. Hoy en día, insistimos, llaman media granaína, a pesar de lo que ya sugiere el nombre, a la variante más bravía y de mayor extensión melismática.

El fandango del Albaicín podría estar en la génesis del estilo, se lo escuchamos a Marcela Riego


En los orígenes de la granaína propiamente flamenca aparecen también los nombres de Frasquito Yerbagüena, con un cante de carácter autóctono. Este cante, muy emparentado con el fandango del Albaicín, lo traemos interpretado por el Cojo de Málaga

Granaína

Para la definitiva configuración de la granaína flamenca aparece, como decimos, la figura de Antonio Chacón, quien seguramente tras escuchar en el café sevillano El Burrero a la cantaora granadina Africa Vázquez hacia 1886 desarrolla un cante de mucha dificultad pretendiendo plasmar en él todo el universo melódico y el carácter de los fandangos de Granada. En 1890 Chacón estuvo en Granada donde volvió a tomar contacto con los cantes de esta comarca andaluza a fin de modelar los que sería el cante por granaínas. Resulta un cante de muy difícil interpretación, debido a la filigrana de los melismas y la extensa tesitura que discurre entre sucesivos graves y agudos. Este cante con la letra ‘Viva el puente del Genil’ lo graba Chacón como Granaína pero debido al error de rotulación de las populares versiones de Manuel Vallejo se invirtieron los nombres quedando como granaína el cante corto. Escuchemos al tandem Chacón y Montoya en lo que ellos denominarios media granaína y hoy todo el mundo llama granaína.

El gaditano Aurelio Sellés solía preparar la malagueña de El Mellizo con un cante de granaína, manteniéndose esa costumbre hasta hoy

Aurelio la grabó sin guitarra anunciando correctamente el cante corto como media granaína (no granaína) preludiando la malagueña del Mellizo

Otro grande por granaínas fue el jerezano José Cepero, quien creó una variante de enjundia con fuerte aroma a malagueña y que en Córdoba, donde es muy practicada, se conoce popularmente como fandango por granaínas

Por su parte Carmen Linares en su Antología del cante de mujer dejó grabadas unas granaínas de Tía Marina Habichuela

Media granaína

Este cante, en principio la granaína propiamente dicha, fue rotulado como decimos por Manuel Vallejo como media granaína y así ha quedado. Aquí la versión original de Antonio Chacón con la guitarra de Ramón Montoya

Pepe Marchena grabó lo que definió como media granaína primitiva

Manuel Vallejo hizo una versión personal si cabe más ornamentada, cambiando el nombre (la discográfica seguramente) y que hoy todos conocen como media granaína de Vallejo.

En el toque de guitarra son reconocibles las granaínas en general por el glisando con que se cierran la mayoría de las falsetas para dar la tonalidad al cantaor: comienza con un floreo-ligado de notas sobre el bordón (la sexta cuerda), seguida del arrastre desde la nota Fa# hasta Si, que da la entrada al cantaor.

Los guitarristas de todas las épocas han compuesto por granaínas algunos toques antológicos. Traemos primero la creación de Niño Ricardo

Y la de Agustín Castellón Sabicas

El compás

Estamos ante un tipo de fandango andaluz con estructura de 3/4, aunque la versión flamencase interpreta libre de métrica, o donde el metro resulta imperceptible perdiéndose casi completamente el compás subyacente, a la manera de malagueñas o atarantas. Su antecedente abandolao o bolero lo podemos escuchar en la anterior versión de Marchena como granaína primitiva.

La tonalidad

La estructura armónica es la de un fandango (en sol mayor, tonalidad propia de las granaínas), con inicio en el modo flamenco de Si (al 2 por medio sin cejilla). La guitarra adopta acordes que difieren de los tradicionales del toque por arriba –Mi- o por medio –La-, transportando el tono base del La por medio al Si, lo que le procura una sonoridad bien reconocible debido a la disposición de las voces en la guitarra, aprovechando tonos al aire como el Do mayor (2º grado-dominante flamenca), Re mayor (3º grado) y Mi menor (4º grado) -de forma análoga a lo que ocurre en la rondeña de guitarra. Este tono de granaína convierte el estilo en uno de los más hermosos del flamenco en la guitarra, y a Ramón Montoya le debemos su desarrollo.

Escuchemos al maestro Enrique Morente con la guitarra de Pepe Habichuela que nos ilustra el tono de granaína como solo ello supieron hacerlo

Las letras

La granaína se canta sobre una letra de cinco versos octosílabos que riman generalmente en consonante, coplas de fandango, repitiéndose uno de los dos primeros y la declamación se suele realizar entrecortando las palabras de los versos. La mayor parte de estos aires suelen cantar, sobre as bellezas de la tierra que les dio el ser o de la persona amada, y en la declamación a veces se entrecortan las palabras.

Los principales intérpretes

Destacan como intérpretes de la Granaína Manuel Vallejo, Manuel Centeno, El Pena, Juanito Mojama, Jacinto Almadén, José Cepero (granaína-malagueña, corto y muy granadino), Pepe Marchena, Aurelio Sellés, José Meneses, Enrique Morente, Naranjito de Triana. Aunque no se trata de un estilo acompasado, la bailaora Carmen Cortés creó una primera y lustrosa coreografía que otras bailaoras han seguido.

Selección YouTube

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011