El Afinador de Noticias
Warning: array_slice() expects parameter 1 to be array, null given in /usr/home/flamencopolis.com/web/wp-content/themes/Wp-Adv-Newspaper/header.php on line 126

Los palos de la A a la Z


Compás /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uno de los principales obstáculos que encontramos a la hora de comprender la música flamenca es el compás, la métrica sobre la que se realizan los diferentes estilos.

El flamenco cubre con creces el sistema métrico de la música tradicional hispana poniéndola a su servicio para construir una música de carácter universal. Los flamencos miden su música en compás ternario, binario y el característico de amalgama (binario+ternario).

Algunos estilos, muchos diríamos, han optado por una rítmica que no adopta un compás determinado, son los llamados estilos libres, como por ejemplo las malagueñas, tarantas o granaínas, tonás.

En el siguiente esquema podemos ver el Sistema Métrico del Flamenco y los compases sobre el que se realiza cada estilo (pincha en el mapa para ampliarlo) SMétricoF Los estilos que han llegado a integrarse en el flamenco y que proceden directamente del repertorio tradicional andaluz suelen realizarse sobre el compás ternario propio de la música popular española, fandangos, jotas y seguidillas son aprovechados al máximo en sus posibilidades expresivas. Aquí un fandango de Huelva en el podemos apreciar como de forma machacona se marca el compás de tres tiempos (aunque como veremos más adelante mide a seis).


El compás ternario básico es el de 3/4, tres pulsos de negra por cada compás. Ternarios

Y el compás binario, el que tiene dos tiempos por compás Binarios Compás tangos del Piyayo Paco de Lucía y María Vargas

Cada tiempo de un compás, se puede dividir a su vez en dos o tres partes más pequeñas, es lo que se conoce como compases de subdivisión binaria o ternaria. Por ejemplo, el compás de 2/4, en el que caben 2 tiempos, es un compás binario de subdivisión binaria ya que cada parte se divide a su vez en dos

BINARIOSB
El de 3/4 es un compás ternario de subdivisión binaria, ya que tiene tres partes divididas cada una en dos TERNARIOSB Y a la inversa del 3/4 existe el compás de 6/8, que se marca en dos tiempos divididos en grupos de tres, por eso se trata de un compás binario de subdivisión ternaria.

binariosST

El compás de amalgama de uno binario y uno ternario, la alternancia de un compás de 6/8 con otro de 3/4 (o viceversa), da lugar a una métrica musical de 12 tiempos, con la que se construye la clave rítmica de los más importantes estilos flamencos, la soleá, la seguiriya, las bulerías o las alegrías

Pero de ésto hablaremos un poco más adelante, empecemos con el compás ternario

EL COMPÁS TERNARIO

Ternarios-750x67El compás predominante en los estilos flamencos es el ternario, así por ejemplo todos los fandangos, sean de Huelva, Málaga o Granada, se realizan sobre un compás ternario de 3/4. Al igual que las sevillanas, que se cantan, tocan y bailan también sobre un compás de 3/4. Cada uno de estos estilos, aunque se realiza sobre el mismo compás, tiene una clave rítmica diferente, así como un acompañamiento de guitarra peculiar. Abandolao En Málaga los fandangos se acompañan en 3/4 sobre una clave rítmica que se conoce como abandolao, que se corresponde con el bolero español del siglo XIX Abandolao

Por Huelva Los fandangos de Huelva se suelen marcar a 3, aunque se estructuran a 6, a modo de pregunta y respuesta. La pregunta se hace sobre el patrón de bolero (abandolao) y en la respuesta queda recortado a modo de cierre Para acompañarse sin guitarra los onubenses realizan con los nudillos un palilleo típico que caracteriza el aire ternario de Huelva

Sevillanas En Sevilla también se usa el compás de 3/4, en las seguidillas llamadas sevillanas. La estructuración a 6 de los fandangos de Huelva también la podemos advertir por sevillanas pero invertida, primero la respuesta y después la pregunta (abandolao) palilleosevilla

EL COMPÁS DE AMALGAMA

Carmen Amaya

El compás de amalgama es el más característico de la música flamenca. Su estructura rítmica y sus acentos marcan la pauta para estilos tan variados como las soleares, las cantiñas o las bulerías.

Todo depende de la velocidad y del acompañamiento de la guitarra, para, sobre el mismo compás, tocar, cantar o bailar por un estilo diferente.

Existe una fórmula para contar los doce tiempos de este compás que se conoce como compás de soleá, recuento que ha quedado en la memoria de los flamencos para medir las coreografías, las falsetas de la guitarra o los tiempos de un cante determinado. Este recuento se realiza de la siguiente forma (en cursiva los acentos):

1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7 – 8 – 9 – 10 – 1 –  2 – …

El recuento tradicional ha confundido a muchos al interpretar el primer 1 como el primer tiempo musical del compás, cuando en realidad es el segundo tiempo, ya que en la soleá (y en muchos estilos del flamenco) el primer tiempo musical es silencio. En este recuento el primer tiempo del compás de 6/8 se corresponde con el último 2.

Si prestamos atención los acentos naturales de ese recuento tradicional coinciden con la amalgama de dos compases a la que antes nos hemos referido, 6/8 + 3/4 RELOJLas alegrías, y todas las cantiñas, los caracoles, el mirabrás, las romeras, utilizan el mismo compás de la soleá, pero con una velocidad ligeramente mayor. Las bulerías por soleá, a medio camino entre la soleá y las bulerías.

Las bulerías tienen la misma clave rítmica que la soleá y las alegrías pero a mayor velocidad. Esta velocidad influye en el hecho de que por bulerías se marque a tres tiempos, olvidando la métrica de doce que caracteriza estos palos flamencos, y marcando a 3, como si de un compás ternario se tratase.

La velocidad que se le imprimen en Cádiz obliga a escribirlas en compás de 3/8 y medir a tres. En Jerez, de aire más pausado miden la burlería a seis, y en Lebrija, aun más lento, en aire de jaleos, aroma añejo.

En el reloj flamenco, más adelante, podremos ver la rítmica que propicia esta amalgama de un compás binario con uno ternario

EL COMPÁS DE SEGUIRIYA En el caso de la seguiriya el compás es, en apariencia, más complicado de comprender e interiorizar. La clave de la métrica seguiriyera se encuentra en la inversión rítmica de la soleá. Si invertimos la amalgama de la soleá: 6/8 y 3/4 que hemos visto y escuchado antes, ahora comenzamos en el 3/4 y cerramos en el 6/8. El espejo de la soleá, en lo rítmico, es la seguiriya. En el siguiente audio puedes escuchar el recuento en cinco tiempos, correspondientes a los acentos, y en doce, que se corresponden con los pulsos por compás.

EL RELOJ  FLAMENCO

Para contar los doce tiempos de un compás flamenco nos valemos del reloj flamenco, que nos ayudará de manera gráfica a entender la estructura de los estilos que basan su rítmica en compases de doce tiempos, funcionando como regulador rítmico del compás. Sobre reloj flamenco se hace el recuento de los tiempos del compás según la forma tradicional que antes hemos comentado. La mitad derecha del círculo corresponde con los seis tiempos de un compás de 6×8, con los acentos en las 12 (2) y en las 3, dividiendo los seis tiempos en dos grupos de tres, 2 – 1 – 2;  3 – 4 – 5. La mitad izquierda señala los seis tiempos del compás de 3×4, con los acentos en las 6, las 8 y las 10, distribuyendo esos tiempos en tres grupos de dos: 6 – 7; 8 – 9; 10 – 11 (1).

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

 

EL COMPÁS BINARIO

La métrica binaria, aquella que divide el tiempo musical en dos o cuatro partes, es sobre la que se interpretan géneros tan populares y flamencos como los tangos o los tientos, y todos aquellos estilos que derivan su rítmica de estos, como es el caso de las rumbas, el garrotín, la farruca, el taranto bailable, las colombianas, la milonga o la vidalita. El patrón rítmico es el de habanera o también llamado de tango, que se originó al binarizar el 6/8 de la contradanza con elementos afrocubanos, convirtiéndose con el tiempo en un 2/4 Ese compás binario lo escuchamos claro en los tangos, rítmica está basada en un compás de 2×4 que, al igual que ocurre con la soleá y la seguiriya, el primer tiempo de cada compás se deja en silencio marcando con las palmas las 3 siguientes (el tercer compás a continuación). La variantes del patrón son muy numerosas. Aquí unas pocas Captura de pantalla 2015-08-30 a las 13.23.25 Escucha el recuento por tangos, compás binario de subdivisión binaria, cuatro corcheas por compás

EL TANGUILLO DE CÁDIZ

Chano Lobato4El tanguillo de Cádiz es el único género de la música flamenca que construye su base rítmica sobre un metro muy particular. Esta métrica, el compás de los tanguillos, se obtiene superponiendo dos especies distintas de compases. Sobre una métrica en 6/8 se monta otra en 2×4. Un polirritmo en toda regla.

Imagen de previsualización de YouTube

El compás de tanguillos en el flamenco durante mucho tiempo ha estado reservado a la música de origen carnavalero interpretada por artistas flamencos, como éste del gran Chano Lobato

Y como base rítmica para el baile del zapateado

En los años ochenta del siglo XX nace un nuevo tanguillo, impulsado por Paco de Lucía, que explota la polirrítmia original aprovechando al máximo la variedad de acentos

*

A pesar de todo esto que hemos contado, como todo el mundo sabe el compás flamenco tiene misterio, tiene pellizco, sorpresa, tiene de todo con tal de que no suene académico. Aquí hemos hecho un intento por aclarar a quien quiera como se regula la métrica musical del flamenco pero sobre todo esto hay mucho más. No olvidemos que la regla musical del flamenco es la excepción.

Imagen de previsualización de YouTube

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011