El Afinador de Noticias
La ruta Sevilla - Cádiz en 1846

Los palos de la A a la Z


Tonalidad /

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

diego_gastor_fiestaEn el flamenco la armonía corresponde a la guitarra, como la melodía al cante.

La armonía en el flamenco la producen los acordes de la guitarra. El acorde es la concordante o consonante combinación de notas que suenan simultáneas.

El encadenamiento de una serie de acordes forman la tonalidad. La tonalidad la forman el conjunto de relaciones que se establecen entre un acorde fundamental o tónica, y el resto de los acordes de la escala correspondiente.

Tres son los modos más utilizados para armonizar el cante flamenco, primero la tonalidad modal andaluza, también conocida como modo frigio, cadencia andaluza o modo flamenco, la más característica del género. Y como complemento los dos modos tonales, el mayor y el menor.

En el siguiente esquema podemos ver el Sistema Armónico del Flamenco y los modos que usa cada estilo

Tonalidad flamenco

Antecedentes del Modo Flamenco

Pero esta tonalidad flamenca no nació de la noche a la mañana sinó que fue, como ocurre con todos los elementos que conforman un género musical, producto de la evolución del flamenco. Si rastreamos en el tiempo el origen de esta tonalidad, característica y genuina del género flamenco, encontramos un buen número de pistas que nos indican el camino por el que circuló la música andaluza al menos desde el siglo XVI hasta hoy.

Bailes como canarios, zarabandas, chaconas, pasacalles, folías, jácaras, fandangos bailables, diluyeron sus elementos armónicos para cristalizar finalmente, principiando el siglo XIX, en un sistema tonal que los primeros flamencos supieron utilizar para acompañar sus tonadas, éstas generalmente en el modo frigio de mi.

Los llamados bajos de danza que proliferaron durante los siglos XVI, XVII y XVIII, sostenían el acompañamiento, a través de ruedas de acordes, de las melodías de cada uno de ellos. Estas melodías, tonadas, tonás en andaluz, eran de muy diversa especie pero los bajos variaban poco. Es decir, si acompañabas la zarabanda a la guitarra los acordes no variaban mucho, así como el aire y compás en el que se interpreta este baile, no así las melodías que podían ser muy diversas. De igual forma ocurre en el flamenco, todas las soleares se cantan sobre un armazón armónico más o menos fijo, las diferencias entre una variante y otra se encuentran en la melodía.

A continuación mostramos un cuadro en el que podemos observar las diferentes cadenas de acordes que utilizaron esos bailes. El nombre, autor y fecha del modelo elegido (representativo del baile correspondiente), el bajo cifrado (en mayúsculas si el acorde es mayor y minúsculas si es menor).

BAJOS DE DANZA

El modo flamenco

La tonalidad modal andaluza, también llamada modo frigio, cadencia andaluza, frigio-flamenco o, lo que es peor, frigio mayorizado, se basa en principio en la armonización de los cuatro tonos del modo de Mi (coincidente con el modo frigio medieval), que se caracteriza por el intervalo de medio tono el primero y segundo grado. Los cuatro acordes que resultan de armonizar el modo frigio, forman la famosa cadencia: La menor – Sol mayor – Fa mayor – Mi mayor.

La cadencia andaluza es en origen un modo menor, por a fin de se transformó en una nueva tonalidad para adaptarse al cante modal de los primeros flamencos. La fórmula fue sencilla, transformar el quinto grado o dominante en el primer grado o nueva tónica, y el sexto, en segundo grado o nueva dominante. Esta cadencia se caracteriza porque entre el primer grado Mi (tónica modal), y el segundo grado Fa (dominante modal) hay medio tono, tal y como ocurre en las melodías frigias del cante flamenco.

La armonización de los grados de ese nuevo modo flamenco de Mi (por arriba para los flamencos), surgió para adecuarse precisamente a esas melodías frigias genuinas del cante flamenco.

cadencia andaluza

El vihuelista Paul O’Dette interpreta una jácara por la E (por Mi, por arriba) de Santiago de Murcia, finales del siglo XVIII. De este modelo de jácaras surgirá la tonalidad flamenca


Los fandangos instrumentales de esta época también contribuirán al nacimiento del modo andaluz, como éste de Doménico Scarlartti que tituló Fandango y en el que podemos escuchar variaciones que hoy están en la soleá

No debemos olvidar que esta cadencia debe mucho al uso de la guitarra como instrumento principal de acompañamiento, y su natural tendencia a dejar las cuerdas al aire.

Como decimos la fórmula utilizada fue sencilla, transformar el quinto grado o dominante de la menor (Mi) en el primer grado o nueva tónica, y el sexto (Fa), en segundo grado o nueva dominante.

Movimento de los acordes en el modo flamenco

Los grados del modo flamenco formas muy diversas cadenas de acordes. Cada acorde de la tonalidad flamenca se conecta con otros acordes y esas relaciones se explican en el siguiente cuadro, válido para soleares, seguiriyas, bulerías, tientos y todos los estilos que se realizan sobre el modo flamenco.

Movimientos entre grados modo flamenco

Tono

En la práctica musical del flamenco se usa para designar los acordes con los que se acompaña el cante, por ejemplo: ¿a qué tono cantas esta soleá?, al tres por arriba. Además se utiliza la expresión ‘dame tono’, que le dice el cantaor al guitarrista para entonarse y tener la referencia de tonalidad adecuada a lo que va a cantar. La alusión al tono más utilizada se refiere a la tonalidad sobre la que se va a cantar un estilo, siempre en el modo flamenco, no en el mayor o menor.

Primero se desarrolló un sistema de transporte del modo flamenco que fuese alternativo al toque básico por arriba y por medio ampliando así el espectro del acompañamiento, realizando cuatro formas nuevas de acompañar, dos sobre el segundo traste, tono de taranta por arriba y tono de granaína por medio, y dos sobre el cuarto traste, tono de minera por arriba y tono de rondeña por medio. Con estas nuevas formas de acompañar se amplió mucho el toque flamenco propiciando el desarrollo de la guitarra de concierto. Hoy en día es muy habitual utilizar cualquier tipo de tonalidad para acompañar cualquier estilo, así es muy común el escuchar una soleá acompañada en el tono de la minera. Más recientemente se ha añadido un séptimo tono que llamamos de Re# y que tiene su dominante flamenca en el Mi al aire, de ahí su idoneidad.

En este video que hemos grabado se explica de forma rápida y sencilla los siete tonos que usa la guitarra para acompañar en el modo flamenco

Imagen de previsualización de YouTube

Por arriba

Tradicionalmente los tocaores para interpretar estilos sobre la escala andaluza han utilizado dos acordes básicos: Mi mayor y La mayor, lo que se viene llamando toque por arriba y por medio respectivamente. Esta denominación hace referencia a la posición que los dedos de la mano izquierda ocupan sobre el diapasón de la guitarra al pisar el acorde; por arriba en la parte superior del diapasón, sobre los bordones, y por medio en la parte central.

Por medio

Puesto que los guitarristas utilizan la cejilla para adaptar el tono de su instrumento a la tesitura de voz del cantaor, se hablará entonces de ‘poner la guitarra al tres por arriba: colocar la cejilla en el tercer traste y tocar sobre el modo de Mi, el llamado Mi flamenco. Las alegrías al tres por medio serán aquellas que se realicen sobre el acorde de La situando la cejilla en el tercer traste de la guitarra, lo que se corresponde con do mayor.

Tono de granaína

Para acompañar el cante por granaína Ramón Montoya estableció una tonalidad alternativa al toque por medio que consiste en trasportarlo sobre el segundo traste, sobre el Si modal, quedando la cadencia andaluza para las variaciones y falsetas de guitarra sobre los acordes de Mi menor, Re mayor, Do mayor y Si mayor, y para la sección cantable, la granaína propiamente dicha, tónica en el Sol mayor, dominante en el Re mayor y subdominante en el Do mayor.

Además de para acompañar la granaína es muy común usar este tono para otros estilos, siendo uno de los preferidos por muchos guitarristas. Por ejemplo buena parte de los tangos que acompaña Paco de Lucía a Camarón están en el tono de la granaína, ya que si José los cantaba al cuatro por medio, ese tono es equivalente a tocar al dos en tono de granaína.

En los últimos años es muy común además bajar la sexta cuerda al Si, y tocar en tono de granaína con el bajo octavado.

Tono de taranta

Para acompañar el cante por taranta se estableció una tonalidad alternativa al toque por arriba que consiste en trasportarlo sobre el segundo traste, sobre el Fa sostenido modal, quedando la cadencia andaluza para las variaciones y falsetas de guitarra sobre los acordes de Si menor, La mayor, Sol mayor y Fa sostenido mayor, y para la sección cantable, la taranta propiamente dicha, tónica en el Re mayor, dominante en el La mayor y subdominante en el Sol mayor.

Tono de minera

Para realizar el toque de minera se creó un nuevo tono alternativo al toque por arriba. Si la taranta es al dos por arriba (sin cejilla), el de minera se transporta al cuarto traste, sobre el Sol sostenido modal. Está creado para la guitarra de concierto, ya que la minera se canta en el tono de taranta. La cadencia andaluza se realiza sobre los acordes de Do sostenido menor, Si mayor, La mayor y Sol sostenido mayor. Es muy común hoy en día acompañar en tono de minera estilos muy diferentes, tradición iniciada por Paco de Lucía.

Tono de rondeña

Para realizar el toque de rondeña de concierto (no confundir con la rondeña cantable) se estableció una tonalidad alternativa al toque por medio. Si la granaína es al dos por medio (sin cejilla) la rondeña es al cuatro por medio, Do sostenido modal. La cadencia flamenca se hace entonces sobre el Fa sostenido menor, Mi Mayor, Re Mayor y Do sostenido Mayor. En este caso se realiza una escordatura en la guitarra: bajando la sexta al re y la tercera al fa sostenido, para obtener la sonoridad en el acorde de Re mayor, el segundo grado, la dominante.

Tono de re sostenido

El tono de Re sostenido es el más reciente. Se basa en un toque al seis por medio (sin cejilla) aprovechando, como en la rondeña el Re, ahora el Mi como dominante de gran sonoridad en la guitarra. La cadencia andaluza se realiza sobre Sol sostenido mayor, Fa sostenido mayor, Mi mayor, Re sostenido mayor.

Grados y tonos relativos

Si en la música tonal todo modo mayor tiene un relativo menor, en la música flamenca podemos decir además que a cada modo flamenco le corresponde su relativo menor y mayor, aprovechando recursos expresivos propios de estos modos para completar el modo flamenco. En el siguiente esquema podemos ver el sistema armónico del modo flamenco, donde mostramos también los relativos mayor y menor que corresponden a cada uno.

TONOS DEL TOQUE

Ruedas de acordes

La guitarra flamenca basa el acompañamiento del cante y el baile en una serie de ruedas de acordes (ostinatos) características cada estilo, secuencias que los guitarristas utilizan según el estilo que estén tocando. Esos ostinatos definen la armonía de cada estilo, así la soleá se acompaña de una manera determinada, o la seguiriya de otra, formas de acompañar que conociéndolas nos ayudarán a diferenciar los estilos unos de otros.

Ruedas de acordes modo Flamenco

Rueda de soleá

Rueda de seguiriya

Rueda de bulerías

Rueda de tangos

Modo Mayor

El modo de la música tonal con gran presencia en el flamenco. El cantable de los fandangos se realiza en tono mayor, así como las cantiñas, las seguiriyas cabales, el garrotín, muchos tipos de bulerías, tangos y rumbas. Así mismo en los cambios de algunos cantes, como soleares y seguiriyas, se realizan en modo mayor, contrastando con el modal flamenco característico.

Ruedas de acordes modo mayor

Rueda de alegrías

Rueda de cabales

Rueda de guajiras

Rueda de garrotín

Modo Menor

Modo de la música tonal presente que en el flamenco. Estilos como la farruca, la milonga, la petenera (con pasos al modal), algunas bulerías, tangos y rumbas se realizan en modo menor. Una sección de las alegrías, el silencio, se suele tocar en modo menor, así como una parte de las cantiñas nominadas de Córdoba.

Ruedas de acordes modo menor

Rueda de farruca

Rueda de petenera (combina con modal y el mayor)

Rueda de milonga

Rueda de tangos en menor

Peculiaridad de los fandangos

Cada estilo tiene su tonalidad característica, sin embargo los fandangos y sus derivados combinan las dos principales tonalidades flamencas, el tono mayor para las secciones cantables, y el modal flamenco en las variaciones de guitarra

Rueda de Fandangos

Vocabulario de tonalidad en el flamenco

Tónica

Primer grado y acorde fundamental sobre el que gravitan el resto de los grados de una tonalidad, sea esta tonal (mayor o menor) o modal flamenco. Por ejemplo, por alegrías tocadas al aire por arriba la tónica es Mi, tónica de Mi mayor con dominante en Si mayor, el quinto grado. En la tonalidad flamenca, por soleares, igualmente al aire por arriba, la tónica modal es el Mi, aunque la dominante no es el quinto grado sino el segundo, el Fa, siendo esta la principal diferencia entre la tonalidades más usuales en el flamenco.

Dominante

En la tonalidad armónica (mayor o menor) el quinto grado de la fundamental, en do mayor la tónica es do y la dominante sol, el quinto grado. Esto se debe a la atracción que ejerce la tónica sobre la dominante que constituye una de las premisas básicas de la armonía occidental, precisamente la gravitación entre la tónica con el resto de los grados de la escala.

En el modo flamenco esa atracción no se ejerce entre el quinto hacia el primero, sino del segundo hacia el primero, así en el toque por arriba, Mi es la tónica y Fa (el segundo grado) la dominante.

Escalas

La serie de notas en sentido ascendente o descendente que presentan intervalos entre sí condicionando el tipo de escala. En el flamenco las escalas más comunes son la escala mayor, la menor y la modal andaluza o flamenca. Esas escalas constituyen la tonalidad en la que se encuentra una música determinada, por ello no es difícil de averiguar el estilo que se está interpretando si atendemos, entre otras cosas, al tipo de escala.

Modulación

El cambio de tonalidad. En la música flamenca no se utiliza con frecuencia, excepto si consideramos modulación al cambio propio de todos los fandangos, entre la sección instrumental (modal) y el cantable (mayor). Sin embargo en la guitarra de concierto es muy frecuente que la armonía de una pieza module de una tonalidad a otra, sobre todo en la obra de las generaciones posteriores a Niño Ricardo. En otros estilos como los caracoles y las alegrías de Córdoba se alternan modulaciones entre el mayor y el modal, incluso el menor, así como los cambios de muchos cantes que modulan del tono modal principal al mayor. En las alegrías es característico el cambio al menor que se suele producir en el llamado silencio; y las alegrías de Córdoba alternan el modo mayor predominante con el menor. Esto significa que la modulación en el flamenco se realiza entre los diferentes modos que lo caracterizan, el modal, el mayor y el menor, y no entre diferentes tonos, ya que lo habitual es que si una pieza comienza en Do modal, concluya en la misma tonalidad, o en Do mayor.

Acorde

En la guitarra los acordes predominantes son los mayores y los menores. Sin embargo en la flamenca se caracterizan por el empleo de notas añadidas al acorde fundamental, tales como cuartas, séptimas, novenas y otros intervalos más o menos ‘disonantes’, que otorgan el apropiado colorido ‘oriental’ a la estética musical del flamenco.

Acorde de paso

Aquel que se realiza entre dos acordes principales a fin de apoyar armónicamente el discurso melódico del cante. En el flamenco las dominantes relativas suelen ser los acordes de paso más utilizados. La norma suele ser que antes de que se pise un acorde, éste se prepare con su dominante relativa; así se endulza la melodía del cante, poniendo en suerte la cadencia, para que la realice el cantaor.

FAUSTINO NÚÑEZ - Flamencopolis ©2011